Tag

  • En este segundo encuentro, la Fundación Esperanza Pertusa de la empresa Gioseppo debatirá la situación de millones de desplazadas sirias que se han visto obligadas a abandonar sus hogares. El proyecto centra sus esfuerzos en denunciar esta terrible situación y en dar visibilidad al papel de la mujer, que se convierte en altavoz de resistencia de la sociedad frente al horror de la guerra. El proyecto “Women4Change: Refugiadas” forma parte de una colaboración entre la Fundación Esperanza Pertusa y la ONG siria Sonrisas y Aceitunas que trabaja en los campos de refugiados de Líbano. El programa se encarga de instruir a 500 mujeres en costura mediante un taller de bordados para que puedan vender sus piezas y mantener a sus familias. Además, les proporcionan educación para los ni

  • Reem Alhaswani

    Antes de 2011, Reem Alhaswani trabajaba como arquitecta restaurando edificios en Damasco. La arquitectura era su sueño hasta que tuvo que huir de Siria en 2012 y conoció los campos de refugiados de Líbano, país fronterizo con Siria, donde muchas otras personas también tuvieron que dejar sus sueños atrás. La vida de Reem cambió para siempre, pero ella logró cambiar la vida de muchas personas. Cuando Reem llegó a los campos no solo respiró pobreza, también respiró el miedo de las cientos de mujeres que no se atrevían a salir a la calle. La violencia domestica era una constante, no se les permitía trabajar y vivían atrapadas en sus propias casas. La peor parte se la llevaban ellas. “Tengo que ayudar. Tengo las herramientas para ayudar”, eso fue lo que se dijo y por ello

  • Muzoon

    Muzoon decidió abandonar Siria el día que su hijo mayor desapareció. Sabía que no era un lugar seguro para sus 7 hijos. Dejó su hotel, un pequeño restaurante y una casa con jardín en Alepo para instalarse en una vivienda de 15 metros cuadraros en un campo de refugiados en Líbano. Muzoon es una mujer fuerte. Ha sobrevivido a una guerra, lucha por sacar adelante a sus hijos y su marido -que perdió sus piernas en los bombardeos-, y ante sus hijos siempre sonríe. Pero se quiebra cuando se le pregunta sobre cómo la guerra ha cambiado su vida. Muzoon forma parte del proyecto de mujeres de la ONG Sonrisas y Aceitunas cuyos bordados han servido para crear la colección Women4Change by Gioseppo. Desde que borda rodeada de otras mujeres se siente menos sola, conoce mejor sus derechos

  • Oula

    Oula llego hace 4 años Líbano y se instaló en uno de los cientos de campos que hay en el país. 1,5 millones de refugiados sirios tratan de subsistir en Líbano. Su marido se quedó en Siria. Ella espera volver pronto. Viven en 5 metros cuadrados con sus 4 hijos. Hace 4 años escuchó hablar de la ONG Sonrisas y Aceitunas y decidió solicitarles ayuda. Ahora es una de las mujeres integrantes de su taller de bordados con la que se realiza la colección Women4Change by Gioseppo. En Siria bordaba por placer; ahora es su medio de vida y una terapia contra el dolor. Fátima también ha entrado a formar parte del programa de microcréditos de Sonrisas y Aceitunas donde ha aprendido a hacer jabones y una estrategia para su pequeño negocio. Oula, a pesar de las dificultades, sigue luchando

  • Más de 500 mujeres refugiadas sirias se reúnen cada día en los centros sociales donde la ONG Sonrisas y Aceitunas ha creado talleres de bordados. Allí se sienten seguras, por un momento se olvidan de lo que la guerra les ha quitado, comparten proyectos y esperanzas y encuentran una terapia contra el dolor. Muchas eran antes sólo amas de casas. Ahora son el principal sustento económico de sus familias. Otras tenían negocios y ejercían como profesionales y se encuentran en un lugar donde sus estudios ya no valen nada. Aprenden unas de a ser resilientes, a ejercer sus derechos como mujeres, trabajan por las generaciones futuras y luchan por la paz con la palabra. Juntas tejen un futuro de esperanza.

  • La colección solidaria Women4Change by Gioseppo nace con el objetivo de mejorar las condiciones de vida de mujeres refugiadas sirias. Incluye tres modelos de espadrilles, ha sido realizada con bordados tejidos artesanalmente por mujeres refugiadas sirias y que son su única fuente de ingresos y su terapia contra el dolor. El proyecto forma parte de una colaboración más amplia que Gioseppo y la Fundación Esperanza Pertusa mantienen con la ONG Sonrisas y Aceitunas que lucha por mejorar las condiciones de vida de las mujeres refugiadas sirias en campos de refugiados de Líbano. El programa se encarga de instruir a 500 mujeres en la costura y crear un taller de bordados que les permite vender sus piezas y trabajar para mantener a sus familias. Además también les proporcionan educación

Etiquetas: , , , , , , ,
  • Últimas entradas

  • Pulsera Solidaria #W4C

    pulsera-solidaria

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies